El héroe de las mil caras: una lectura obligada


Imagen

¿Por que hablar de este libraco? Seamos sinceros, la cultura entre el freak actual es realmente baja. Antes el fan promedio se interesaba por saber un poco más del universo que le rodeaba.

Lamentablemente, ahora hay más existencia de trolls y de gente que se sabe hasta cuantas pecas tiene Sasuke en todo el cuerpo. Pero si preguntas que tiene que ver el chakra con el hinduismo, te pondrán de interrogación.

Por eso, creo que debemos ver al anime y otras cosas que causan furor con un poco más de análisis. Al fin al cabo, la historia de Naruto, Bleach, One Piece, etc. etc., tienen un origen arcaico, lease, un arquetipo.

¿Y que son los arquetipos? ¿Que es es famoso camino del héroe que tanto se llega a comentar? Bueno, vamos a echarle un vistazo al respecto a la obra que encumbro a una saga en los años setenta y que aun sigue sentando precedentes hasta la fecha: Star Wars.

El héroe de las mil caras es un libro publicado en 1949 por el mitógrafo estadounidense Joseph Campbell que trata el tema del viaje del héroe, un patrón narrativo que se ha encontrado en las historias y leyendas populares. Según Campbell, el héroe suele pasar a través de ciclos o aventuras similares en todas las culturas; resumido en la tríada: Separación – Iniciación – Retorno. Se considera una referencia obligada para los cineastas al realizar una película épica.

¿En que se inspiró Joseph Campbell para hacer este libro? Tenemos que remontarnos hasta el mismísimo padre de la psiquiatría moderna: Maese Freud.

Sigmund Freud había concebido una “teoría de la mente” con el nacimiento del psicoanálisis a principios del siglo XX. Decía que la conciencia solo era un pequeño borde de todo nuestro aparato psíquico. Pugnaba porque había un enorme “espacio” que era el inconsciente y que por razones instintivas como culturales, no emergía y se mantenía oculto, aunque llegaba a veces a aparecer y controlar nuestros actos.

Freud comento que el inconsciente era “reprimido” de distintas maneras por el “yo” o nuestro consciente. Esta forma de represión era algo personalizado, de allí que nuestras formas de ser fuesen distintas una de la otra.

Sin embargo, uno de los muchos discípulos de Freud, Gustav Jung, no le parecía tan acertado este concepto.

Maese Freud y Maese Jung, en “Un método peligroso”

Jung era un talentoso psiquiatra suizo que había estudiado el psicoanálisis y que había sacado sus propias conclusiones (que a la larga, lo pondrían en contra de su antiguo maestro) y entre ellas, era que el inconsciente era algo “colectivo”, léase, que existía de la misma manera en una persona y otra. Sí, había peculiaridades, pero había un fondo que parecía estar impreso desde antes, sea genética o culturalmente.

De allí que Jung viera que muchos rituales o procedimientos se repetían casi de la misma manera, entre una cultura u otra, pese a sus diferencias evidentes. Jung llamo a este tipo de fantasías, “Arquetipos“, que es un constructo compartido por la humanidad y que se representa vía oral o mental. Y que una de sus representaciones eran los mitos y cuentos de hadas.

El mencionado Campbell estudio la universalidad del mito mediante los escritos de Jung y vio con sorpresa que toda historia, por más dispar que sea, tenía exactamente los mismos elementos y que representaban el llamado “camino del héroe“.

El autor comienza el libro mostrando que el mito es una historia tanto universal, como personal. Que la humanidad tiene necesidad de contar historias, no solo para alentar su propio crecimiento, sino el de cada persona.

De esta primicia, el autor se va a describir este camino, que es un trayecto emocional, mental o físico que debe transitar toda persona para pasar a ser un “héroe”. Lo describía en 3 fases: Separación, Iniciación y Retorno, que a la vez dividía en 12 estadios. Tomare lo puesto en Wikipedia para resumir esas 12 fases.

Mundo ordinario – El mundo normal del héroe antes de que la historia comience.

La llamada de la aventura – Al héroe se le presenta un problema, desafío o aventura.

Reticencia del héroe o rechazo de la llamada – El héroe rechaza el desafío o aventura, principalmente por miedo al cambio.

Encuentro con el mentor o ayuda sobrenatural – El héroe encuentra un mentor que lo hace aceptar la llamada y lo informa y entrena para su aventura o desafío.

Cruce del primer umbral – El héroe abandona el mundo ordinario para entrar en el mundo especial o mágico.

Pruebas, aliados y enemigos – El héroe se enfrenta a pruebas, encuentra aliados y confronta enemigos, de forma que aprende las reglas del mundo especial.

Acercamiento – El héroe tiene éxitos durante las pruebas.

Prueba difícil o traumática – La crisis más grande de la aventura, de vida o muerte.

Recompensa – El héroe se ha enfrentado a la muerte, se sobrepone a su miedo y ahora gana una recompensa.

El camino de vuelta – El héroe debe volver al mundo ordinario.

Resurrección del héroe – Otra prueba donde el héroe se enfrenta a la muerte y debe usar todo lo aprendido.

Regreso con el elixir – El héroe regresa a casa con el elíxir y lo usa para ayudar a todos en el mundo ordinario.

HeroeMilCaras2

Si lo comparamos con cualquier mito o historia, como Gilgamesh, Odin o Quetzacoatl, vemos como todos los héroes del mundo, tienen el mismo transito. La misma ruta. Y se ve más ejemplificado en héroes actuales de ficción, como Spiderman, Aang, Goku, Scott Pilgrim o Harry Potter.

Tomemos de ejemplo a este último para explicar lo comentado.

Harry Potter es un iniciado, un chico que es llamado para el camino del héroe. Aunque Harry tiene una historia parecida con Dumbledore, con Snape o con el mismísimo Voldemort, en realidad su forma de ser, su amabilidad, es el “talento” que lo vuelve diferente a los demás. Y no solo eso, sino que es capaz de hacerse responsable de sus propias acciones, en lugar de echarle en cara a los demás sus problemas. Esto es lo que se llama “el talento” del elegido, que lo hace distinto a los demás. Listo para ser “iniciado” en este trayecto.

Si vemos el libro “La piedra del Hechicero”, Harry transcurre los primeros pasos del héroe, al salir de su hogar (donde vive con sus tíos), para darse cuenta que es especial, porque sobrevivió al ataque de Voldemort. Allí conoce al heraldo, que es encarnado por Hagrid y de allí al mago sabio, Dumbledore, que con sus enseñanzas, un tanto al estilo de una esfinge, le va guiando en el camino.

Allí, como enumera Campbell, encontrará aliados y enemigos (Hermione y Ron, como Draco, respectivamente), para finalmente tener una cantidad de pruebas inimaginables, que iran probando su temple (vencer al basilisco, ganar el cáliz de fuego, etc. etc.), y así tener pérdidas traumáticas que irán afianzando su carácter (la muerte de su padrino, la de sus propios padres, no solo físicamente, sino emocionalmente – esto último, mostrado de manera estupenda con el espejo mágico), para finalmente tener su máximo desafío: encarar la muerte.

Ojo, no hablamos del típico enfrentamiento con el villano final, sino lo previo a esto. Este es el punto medular para la creación de todo héroe: debe dejar atrás todo su egoísmo, su deseo de preservarse, para salvar al mundo o lograr un bien superior. ¿Cuantos de nosotros no estamos en la misma encrucijada a cada momento, pero muchas veces elegimos a nuestra persona sobre los demás o peor, elegimos el momento inmediato, a posponerlo un poco más?

En el caso de Harry Potter, su autora, JK Rowling hace una descripción estupenda, cuando Harry se le pone al brinco a Voldemort y este aparentemente lo mata, para luego aparecer en una especie de limbo donde habla con Dumbledore y razona este accionar.

Leáse, el sacrificio es lo que cuenta. Y si lo vemos así, personajes como Thor, Aang, Naruto, Ichigo y otros tantos, han puesto su vida en peligro, solo para llegar a ese punto donde se alcanza el élixir, en otras palabras: la sabiduría.

El héroe entonces pasa de ser un iniciado, a un caballero, luego un guerrero y luego un sabio. Y con este talento, con esta nueva perspectiva, es capaz de encararlo todo…o sencillamente, capaz de dar amor. Porque en el egoísmo no eres capaz de dar amor, solo hasta que pruebas directamente lo negativo. Quien conoce lo peor del mundo, también sabe valorar lo mejor del mismo.

En esto radica la maravilla del “Hero´s Path“, del trayecto del héroe, del destino que todos nos aguarda. El mismo autor hace hincapié que todos estamos predispuestos a este momento, pero que pocos son los elegidos. La razón es que todo radica en la decisión que tomes a cada momento y como esta va afectando las cosas. Es algo de la lógica “freudiana”, que se ha perdido en estos últimos años, donde uno se la pasa culpando a los demás y es que pese a haber un predeterminismo, en realidad tus decisiones te van rigiendo.

Al fin al cabo, el mismo Dumbledore lo dijo: “Lo que te hacen ser no son tus talentos, sino tus decisiones”.

HeroeMilCaras3

En fin, el libro es ameno, en especial si uno gusta de alguna rama del frikismo, desde anime hasta cine. Claro, el autor no te lo explica tan sencillamente, porque si se le va la olla para hacer “tiempos” entre cada tópico, pero las comparaciones que hace entre los diferentes mitos que han existido son estupendas. Solo hay que ver que similitudes llega encontrar entre la vida de Jesucristo con la de Buda.

Finalmente, el motivo de esta entrada es para dar una mirada distinta a las cosas, mucho más amplia y no quedarnos en la somera idea de que todo ya estaba aquí o que seamos tan literales. Digo, para ese tipo de cosas, es mejor agarrarse una Biblia y leerse el Génesis (jeje).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s